26.7.12

DÍPTICO DE LA BAJADA DESDE UN PARAPENTE

Acrílico (díptico) / 140 x 60 cm / MLF

Una amiga de la infancia y su marido me pidieron un cuadro muy grande de Barranco para poner en su casa de Sao Paulo y alimentar la nostalgia. Pero me advirtieron que no incluyera ningun elemento moderno. Restablecí las torres de la iglesia antigua, eliminé un par de edificios y los reemplacé por sus predecesores. Surgió la vieja comisaría y el funicular que nos conducía al verano. Me fui elevando mas y aparecieron las torreones de Villa Teresa y la bajada de la Oroya. Finalmente me di cuenta de que mi vista provenía de un ángulo imposible que solo en parapente podría capturar.