8.3.10

La niña y la lámpara azul

Acrílico sobre tela/ 30 x 40 cm. / vendido JO

José María Eguren cultivaba a la vez la poesía, la acuarela y la fotografía. En algunas ocasiones, premunido de una diminuta maquina de fotos construida por el mismo dentro de una caja de fósforos, salía de su casa de la plazuela de San Francisco y capturaba una flor, una niña, o el aroma de la tarde. Luego volvía a su casa y se entregaba largas horas a revelar el pequeño negativo y ha traspasar la imagen al papel. Cómo él mismo decía, vivía cercando el misterio de las palabras y de las cosas que nos rodean".


La Niña de la Lámpara Azul


En el pasadizo nebuloso cual mágico sueño de Estambul,


su perfil presenta destelloso


la niña de la lámpara azul.


Ágil y risueña se insinúa, y su llama seductora brilla,


tiembla en su cabello la garúa


de la playa de la maravilla.


Con voz infantil y melodiosa en fresco aroma de abedul,

habla de una vida milagrosa


la niña de la lámpara azul.


Con cálidos ojos de dulzura y besos de amor matutino,

me ofrece la bella criatura

un mágico y celeste camino.


De encantación en un derroche, hiende leda, vaporoso tul;

y me guía a través de la noche


la niña de la lámpara azul...