8.3.10

Mi hermano Hernando

Acrílico sobre tela /30 x 40 cm /vendido AN

Hernando Núñez fue poeta, antropólogo, y pintor. Escribió desde muy joven, leyó con obsesión y pintaba como los dioses. Luego fue cercano discípulo de José María Arguedas y lo acompañó en muchos viajes por el Perú. En esos peregrinajes recogió mitos, aprendió quechua y cantó huaynos. También fue un activo fundador de “la casa de la poesía” ubicada a pocos metros del puente de los suspiros. Allí se reunían Javier Heraud, César Calvo, Cisneros y algunos más. Era la época de Sartre y Camus, de ideales fortísimos, y pasiones rojas. Los poetas y los artistas iban urdiendo el cambio del mundo. Testimonio de ello son estos versos de Hernando:


La instalación de un telar nuevo


Se paran los palos y se anudan

Se instala el telar como un atardecer

Rojo o sonrosado

O como un muro nuevo.

El telar pellizca la tela

Se le ve vibrar sus ondas

Anochecen peces rojos y

Las cubiertas azules

-prácticamente todo es una alforja

Un manto al revés

Una frazada en una sábana que pesa

Cubierta en gris o un gigante

Agazapado que se eleva.


(tomado de “El sello de la luna”, Ediciones Verso Libre. Lima, 1986)